19 mar. 2013

SUELTA DE RESES POR LAS CALLES EN ARNEDO 16/3/13

A Toro Riesgo!!!!


SUELTA DE RESES POR LAS CALLES EN ARNEDO 16/3/13

Hablar de Arnedo es hablar del Zapato de Oro, es hablar de tradición y cuidar a la cantera. El Zapato de Oro, llamado así desde 1.979, es una de las ferias de novilleros más importantes del Mundo. Los ganadores de este trofeo han terminado tomando la alternativa. Han ganado el Zapato de Oro desde Luis Miguel Campano con 15 años a Tomás Campos en 2.012, otros ilustres fueron el Yiyo con 16 años, Ponce, Jesulin, Finito, J. Conde, Uceda, Morante, Abellán, D. Urdiales, César Jiménez, E. Gallo, Rubén Pinar, Esaú Fernández, etc.

Es una ciudad amable basada en el comercio del zapato, en la que gusta y mucho todo lo relacionado con lo taurino, y se fomenta esto. Antes de los encierros se respira respeto, todo el pueblo se acerca a ver los festejos. Decimos que se respeta y es cierto, el público por lo general esta en el graderío, y el que está a pie de calle participa activamente, con más o menos respeto, pero participa. Se ve a poca gente subida en las talanqueras, casi todos están en el suelo mirando entre el vallado. Si alguien pasa apuros rápido se le ayuda a subir o se hace un quite. Se aplaude desde un buen recorte a que suba un toro un obstáculo, incluso a la labor de los mansos. Se deja trabajar, unas veces con acierto, otras menos, pero lo importante es que no se oyen silbidos o quejas.

Habiendo hecho esta pequeña introducción, pedir disculpas que no tenemos imágenes del viernes, pero un problema técnico con la cámara nos impidió sacar fotografías durante el festejo, sí que hay alguna anterior.

El viernes por la noche se emboló un toro de la ganadería de Hermanos Merino. El arte de embolar es igual que en la zona levantina, con la diferencia que aquí no llevan fuego, sino un candil encendido con una bombilla. El astado dio poco juego en el recinto. A continuación se soltaron varios toros, vacas y capones, con bastante movimiento, lo que permitió que hubiese bastantes rodadas. Además normalmente se quedaba un toro o vaca en la zona superior y otro en la inferior, lo que permitía que hubiese espectáculo en todas las zonas. Antes de acabar el festejo se soltaron todas las reses por el recinto a modo de encierro, dando un par de vueltas al cercado.

El sábado a primera hora se soltaron reses de Eulogio Mateo en el recinto de la C/ República Argentina. El sistema era soltar un eral, utrero o toro junto a una vaca, los dos animales permanecían unos 10-15 minutos en el recinto en el que se les recortaba, rodaba o corría. Es muy habitual que los jóvenes intenten poner anillas, con muy buenas maneras, todo sea dicho. También se quiere que los animales trabajen los obstáculos, uno de los novillos se subió un par de veces a la plataforma, lo que saco los mayores aplausos de los asistentes. Al igual que el día anterior se soltaron todas las reses juntas, dando esta vez una vuelta al recorrido, poniendo fin así al encierro.

A media mañana en la magnífica plaza de toros, soltaron varias vacas con mucho movimiento. La primera de ellas tenía unos cuernos que asustaban, pero poco a poco los mozos fueron perdiendo el miedo y se atrevieron con recortes más ajustados, y con la colocación de anillas. Después soltaron un par de becerras añojas para los más peques, y aquí es donde nos quitamos el sombrero. Aplaudimos al ayuntamiento de Arnedo, a la comisión de fiestas, y a las peñas, que mimen la cantera. A nosotros personalmente se nos puso la piel de gallina ver a todos esos chavales corriendo detrás de la vaquilla. Nos recordó a nuestra niñez, cuando con nueve años dábamos los primeros capotazos a una becerra en las fiestas del pueblo, o antes corríamos los encierros de vaquillas, algo que para nosotros era normal, que nos inculcó una afición… que no se pierdan las raíces. Bravo por Arnedo, no solo por mantener las costumbres y tradiciones de nuestros antepasados, sino también por el gran fomento de la tauromaquia, y es que no nos olvidemos que si a los niños no les enseñamos esto como juego, que hay unas normas y un respeto al animal, la fiesta terminará desapareciendo.

Antes de salir de la plaza, vimos el I concurso infantil taurino de Arnedo, otro síntoma más de hacer cantera, y al salir, casi una hora después de que se acabase la suelta de vaquillas, vimos en las puertas de la plaza a un montón de chiquillos jugando a los TOROS, y decimos toros, porque todos querían ser el toro, lo aman y respetan de pequeños.

Terminamos esta crónica por dar las gracias a Arnedo, por hacernos recordar nuestras raíces, por la hospitalidad recibida y por ese fomento de la afición, ver las caras de felicidad de esos niños queriendo emular a los mayores no tiene precio. Que tomen nota otras localidades, algunas con muchísimo más presupuesto, que a los pueblos no tienen que ir a llevarse el dinero las grandes figuras, que en los pueblos hay que inculcar la afición, ayudar a crecer y abrirse un hueco a los jóvenes becerristas y novilleros. Que los presupuestos taurinos sean para FESTEJOS POPULARES y novilladas/becerradas de promoción, las corridas de toros para las plazas importantes y festivales ocasionales.











































































































2 comentarios:

  1. Muy de acuerdo con todo lo que se dice en este resumen,y las fotos con muy buena calidad,mi mas enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jarauta por el comentario. Intentamos siempre dar nuestro punto de vista de lo que vemos, nos gusta alabar o hacer crítica que esperemos que sea siempre constructiva, no tenemos afán de herir a nadie cuando criticamos, simplemente comentar lo que hemos visto y como poder mejorarlo. A nosotros nos encantan comentarios como el tuyo, y también los correos y/o comentarios que nos critican o piden cosas para poder mejorar.

      Eliminar

Gracias por su comentario.