3 feb. 2014

Encierro y Capea Ajalvir 31/1/14

A Toro Riesgo!!!!

ENCIERRO AJALVIR 31/1/14

Desde hace bien poco, Ajalvir tiene el privilegio de ser la primera localidad de España que celebra encierros con los toros que son lidiados en la tarde. Antes ese privilegio era para Valdemorillo. Ajalvir es una localidad cercana a Madrid, fundada por los árabes que celebra sus fiestas en honor a San Blas y la Virgen de la Candelaria. Siempre han tenido tradición los festejos populares taurinos, soltándose toros por las calles y celebrándose capeas en la plaza. Desde hace unos años se festeja una feria taurina, que abre los carteles del panorama nacional, haciendo corridas de toros en el fin de semana más cercano al 3 de febrero.

Este año se han recuperado los encierros nocturnos, soltándose en la noche del viernes tres toros de capea por las calles. Aunque en la Comunidad de Madrid el reglamento impide el recorte de toros por las calles, es habitual que en Ajalvir se recorten los toros en la calle (como se ha hecho toda la vida), y más si son para capea y no lidia ordinaria.
Este primer encierro empezó con bastante retraso, cosa también normal en Ajalvir, y es que en ese aspecto no son nada serios. El encierro estaba programado para las 20:00 horas, empezando a cerrar las talanqueras a esa hora. A las 20:20 llegaba un numeroso grupo de protección civil al final del recorrido, empezando a repartirse por él a partir de ese momento. Ya a las 20:30 empezaba el primer encierro. Un utrero bien presentado, ligero, junto a tres mansos bastante grandes, pero ágiles. A este primer novillo se le intentó parar en varias ocasiones, incluso se le citó con chaquetas, una de las cuales se apropió el cornúpeta, llevándola hasta la plaza en el pitón derecho. Mucha gente corriendo, dando distancia al no estar muy bien iluminado el recorrido.

El segundo del encierro, un toro herrado con el 38 y de guarismo 8, dio síntomas de mansedumbre y exceso de peso. Salió sin querer nada con los mansos, costó que saliese de la primera calle, la calle Mayor. Con sufrimiento por parte de los corredores consiguieron a base de ir rodando al toro que llegase tras 15 minutos hasta el tramo final, justo hasta las puertas del consultorio médico. Pero el toro daba síntomas de cansancio y mansedumbre, y una de las veces, se dio la vuelta emprendiendo la carrera hasta los corrales de suelta. Varias veces soltaron a los mansos desde la plaza en búsqueda del toro, sin conseguir que el toro se hermanase a ellos, haciendo varias carreras, usadas por los jóvenes para entrar en calor, ya que la noche era fría. Con casi una hora en el recorrido se consiguió que entrase el toro en la plaza, y eso gracias a la destreza de los dos que le fueron llevando con el capote. Poca organización, sacando una y otra vez a los mansos, no buscando otra alternativa. Quizás lo suyo hubiese sido sacar al tercer toro para intentar que se hermanasen los dos.

El último toro de la noche fue un toro colorado, con más peso que el anterior y también de guarismo 8. Hizo el recorrido solo, por detrás de los cabestros. A un ritmo muy lento, sin arrancadas, dándose la vuelta en continuas ocasiones y arremetiendo en talanqueras y barrotes. Llegó sangrando por uno de los pitones, debido principalmente al exagerado corte de sus defensas y los innumerables golpes que dio en las maderas y barrotes metálicos. Por fin a las 22:00 horas entró en los corrales de la plaza.

A continuación se celebró una capea con los toros que participaron en el encierro. El primero de ellos se movió bastante. Fue recibido en el ruedo por Pakito, dándole un salto de salida que calentaba el ambiente. Después empezó a barrer y una chica, que estuvo toda la noche muy valiente se llevó un fuerte golpe al no saber saltar al callejón. Fue recortado en bastantes ocasiones, yendo bastante bien por ambos pitones. Fue aprovechado por los maletillas, toreándolo con la muleta con ambas manos. Algunos de ellos abucheados y silbados desde  las gradas durante su actuación, pero aplaudidos cuando esta se acababa. No entendemos como se pita a la gente que está delante de un toro. El toro que se suelta en las capeas es para todos, y normalmente se deja que se recorte antes de ser toreado, así que todos pueden disfrutar. En las capeas han existido siempre los maletillas, al igual que los recortadores, cortadores, rodadores, saltadores, quebradores, y todas las artes del festejo popular, y pueden seguir compartiendo afición y toros. Hay veces que por el puro egoísmo, se quitan los toros unos a otros, perjudicando al toro, sin darle esos momentos de tregua tan valiosos al animal para poder coger aire.



Fotos realizadas por RGH




































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.