27 feb. 2014

Toro Jubilo Teruel 22/2/14. Vacas y Capones

A Toro Riesgo!!!!

TORO JUBILO TERUEL 22/2/14. SUELTA VACAS Y CAPONES

Quien no ha oído hablar de los amantes de Teruel, estos eran Isabel de Segura y Juan Diego Martínez de Marcilla. Dos jóvenes enamorados hacía el año 1.217 que querían casarse. Como Isabel era hija única de un rico llamado Pedro Segura, el padre quería que su hija se casase con alguien rico. Entonces los dos muchachos decidieron darse cinco años, él se iría a ganar el suficiente dinero para poder casarse con su amada, y ella le guardaría virgen durante esos cinco años. El padre como tanto la quería aceptó las plegarias de su hija, pero a los cinco años de haberse ido el joven, la dijo que se tenía que casar, a lo que Isabel aceptó pues no tenía noticias de Juan Diego. Al poco de casarse Isabel, Juan Martínez acudió por la noche a la habitación de su amada, y en voz baja por detrás de la cama la pidió que la besase que se moría por dos veces, siendo la misma respuesta por parte de Isabel, que ya estaba casada y debía lealtad a su marido. Entonces él cayó muerto. Del susto, Isabel avisó a su marido, y para que no sospechasen que él había sido el asesino y lo llevaron a casa de su padre. Con esto Isabel tenía remordimientos y dijo que antes que lo enterrasen debía besarlo, se sentía culpable de su muerte con todo lo que había hecho Juan por ella. Se fue a la iglesia donde estaba el cuerpo y lo besó con tal fuerza que murió junto a su amado. Los restos de ambos se encontraron en la iglesia de San Pedro en 1.555 y en 1.619 al encontrar el documento de “la historia de los amantes de Teruel” confirmaron que se trataba de sus cuerpos.

El toro de cuerda o toro nupcial, así llamado por exhibirse con motivo principalmente de bodas reales o gente de la alta nobleza, también se soltaba en nacimientos, victorias en batallas importantes, etc. Y aunque se viene celebrando en Teruel desde la edad Media para celebrar este tipo de festejos, es a partir de 1.997 cuando esta empezando a recobrar más importancia con las representaciones de las Bodas de Isabel. Durante un fin de semana se recrean por diversos grupos de teatro estas bodas, festejándose a las cuatro de la tarde el toro nupcial. Esta recreación tiene su origen el 31 de agosto de 1.679, en las bodas de Carlos II y Maria de Orleans, cuando se corrió un toro ensogado por toda la ciudad a las cuatro y cuarto de la tarde. Desde entonces y casi sin interrupción se celebra el Toro Nupcial en las calles Tozal y Plaza del Torico a las 16:15 horas.

Con posterioridad, y ya en la plaza de toros se recrea otro festejo típico de la época medieval, que es el Toro de Jubilo, un toro que se embola con yuguete, a la antigua usanza, similar al toro de Medinaceli, embadurnando los lomos y la cara del toro con barro para que no sienta calor. Las bolas de fuego están altas y centradas, no encontrándose en los pitones como las emboladuras actuales. Este toro tiene su origen en los sacrificios jubilares medievales, posteriores también a las fechas de los amantes de Teruel. Así que la historia de los amantes de Teruel sirve de pretexto para hacer un fin de semana ambientado en la edad Media, y dentro de esa programación se recogen dos tipos de toros muy importantes en esa época, el de cuerda y el de fuego, mostrando en una misma tarde parte de la tradición .

Este año a las 20:00 el toro elegido para hacer de Toro de Jubilo fue Palicero, de la ganadería de Rafael Alarcón y herrado con el número 5. Esta ganadería que se encuentra en Pastriz (Zaragoza), reses que pastan junto al río Ebro en la finca La Isla de Pastriz. Rafael se quedó con la ganadería que en los ochenta formaron sus tíos y que se anunciaba con el nombre de Hnos. Sánchez y sobrino.

El toro estuvo reservón, mucha gente para ponerle el barro en los lomos y estar presente en la embolada a yuguete, pero luego pocos eran los que se acercaban a este imponente toro. Impresionante ver a la gente con sus vestidos medievales, ver como preparaban el ritual. Junto a Palicero, actuaron varias vacas y capones de Rafael Alarcón, tanto antes como después del toro, estando un poco paradas y no siendo tan saltarinas como de costumbre. Pocas fueron las veces que subieron a la plataforma, se dejaban ver más cerca del callejón, donde asomaban la cabeza. Varios mozos las recortaron e intentaron colocar anillas aunque con poca suerte.

Tarde fresca, en la que se vive un ambiente medieval estupendo por todo Teruel, con diferentes actuaciones a lo largo del fin de semana, siendo dos hitos importantes el toro de cuerda o nupcial y el toro embolado o de jubilo.

Desde aquí damos las gracias a Raquel Esteban, precursora de esta magnífica idea para volver al pasado y a la Fundación Bodas de Isabel por mantener e impulsar estos dos festejos populares taurinos tan arraigados en nuestras tradiciones. 




Fotos realizadas por Felipe Femada (femada.net)



































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.