24 feb. 2015

Encierro Valdefresno Ciudad Rodrigo 17/2/15

A Toro Riesgo!!!!

ENCIERRO CIUDAD RODRIGO. Toro del Aguardiente, Encierro y Desencierro en Calle Madrid, Registro, Árbol gordo y Corrales San Pelayo 17/2/15

Un toro precioso de guarismo 0 donado por el Bar Ángel, de la ganadería de Adelaida Rodríguez, negro, grande, imponía respeto y de nombre "Fumito" era el toro del Aguardiente 2.015. Al igual que sucediese en 2.014, el toro fue donado por una persona para que no desaparezca esta bella tradición. A las 9 de la mañana salía al coso de la Plaza Mayor de Ciudad Rodrigo, y casi de salida volteaba sin mayores consecuencias a un conocido y buen recortador de Peñafiel, no habían transcurrido ni 30 segundos desde que saliese el astado, dudo un momento, instante que fue usado por Fumito para voltear al peñafielense. Salía a la calle Madrid rápidamente, y de allí enfilaba al registro, a un trote cansino, parando unos segundos en la bóveda para entrar en el registro. Un buen rato estuvo siendo recortado y doblado por los mozos, que lo devolvieron de vuelta hacia el cosos, que estaba lleno para vez a este número 13. Poco pudieron verle, ya que se quedó emplazado en la zona en la que se estrecha la calle Madrid, junto a la zona que estaba el Bankia. Aquí fueron varios los que citaron a Fumito para que se moviese, le tiraron agua desde un balcón, salieron los bueyes, y a estos sí parecía hacerles caso. Pero cuando se dirigía hacia la plaza, pegó un arreón, pillando a muchos desprevenidos por la espalda, gente mayor, que a duras penas conseguían entrar por las ratoneras de las talanqueras. Gracias a un muñeco con forma humana, en el que se fijó y embistió y después a un joven que le intentó rodar, estos mayores consiguieron tener el tiempo suficiente para ponerse a salvo. En las imágenes si se observa bien, se puede apreciar que es un muñeco lo que esta tendido en el suelo en la calle Madrid y que arroya el toro pasando por encima, a primera vista puede parecer una persona inconsciente, pero ya sabéis que en Toro o Nada no mostramos ese tipo de imágenes.

Un rato después, a las 11 de la mañana daba comienzo el encierro con los toros de Valdefresno. Toros bastante grandes, con kilos y mucha cara. Un encierro precioso y rápido. Los toros salían hermanados, aunque rápidamente se quedaban por delante dos toros junto a un cabestro, a unos metros de distancia llegaban otros tres toros con tres bueyes y luego iba el sexto toro escoltado por dos mansos. Cuando la calle empieza a empinarse, al llegar a la zona de los pinos, se empezaron a ver las mejores carreras, con los dos toros que iban en cabeza desde el principio, más un tercero que venía fuerte desde atrás, junto al manso que iba también mirando. Luego tres bueyes y un toro. Por último el quinto toro iba perdiendo fuelle y se quedaba con el sexto y los dos últimos cabestros. En la zona de los Pinos la manada iba muy estirada, con carreras muy bonitas. Los cuatro primeros toros continuaron en carrera hasta la plaza, mientras que los otros dos se quedaron un rato en el registro. El encierro terminó con poco más de 10 minutos de tiempo.

Después la capea con 4 de los toros de Valdefresno y el desencierro con tres toros. Desencierro rápido, no llegó a los 10 minutos. Los mansos fueron directos hasta los corrales de San Pelayo, mientras que los toros se quedaron unos instantes en los Pinos. El primero de ellos encarriló rápidamente la calle, y poco después lo hicieron sus dos hermanos. Por la tarde noche, el último desencierro con dos toros, ya que el tercero se lastimó una pata y no se pudo soltar. Desencierro largo, ya que a uno de los toros hubo que llevarle con maroma hasta San Pelayo, ya con poca gente en Miróbriga.

Buena nota en general a este Carnaval del Toro, sobre todo en lo referente a los toros. Se la jugó el ayuntamiento con las fórmulas que tuvo que aplicar para que con el presupuesto que tenía poder celebrar un digno Carnaval. Quizás por tanto ajetreo, se han olvidado de dos fechas muy importantes, dos símbolos en el carnaval, el 250 aniversario de la Campana situada en lo alto del Ayuntamiento (según el historiador Juan Tomás Muñoz) que avisa de la llegada de los toros y el 100 aniversario de la Campana Gorda de la Catedral. Creemos que se debía haber realizado algo, son dos cifras muy redondas que no se podían haber pasado por alto.

 Hay cosas buenas, pero sobre todo hay cosas que se deben corregir:
·         La más importante buscar una fórmula para despejar  los burladeros y a las personas que se pasan en las capeas con un pie en el estribo y una mano en la madera, con un continuo subir y bajar, sin permitir tener refugio a los que de verdad se la están jugando. Bien es cierto que por desgracia esto ocurre en casi todas las plazas de España, pero la cantidad de gente que hay en Ciudad Rodrigo, unido a que no hay callejón para que la gente salte, hace esta práctica más peligrosa.
·         Por otro lado conseguir restar protagonismo a los caballos al llegar a la zona urbana. Es algo muy sencillo de conseguir y se permite disfrutar a mucha más gente.
·         Volver a dejar zonas sin vallado, hace que el encierro sea más puro. El colocar el vallado esta claro que tiene la intención de persuadir a los que recortan y doblan a los toros, pero si se sancionase a los que lo hacen, estos dejarían de hacerlo en el encierro.
Esperemos que sigan al menos por el camino de este año. Y ahora toca esperar hasta el 5 de febrero de 2.016 para ver el encierro de mansos que da comienzo al carnaval.

Fotos realizadas by P. Espartosa












































































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.