20 may. 2013

Ganadería Sánchez Fábres. Lo último de Coquilla...

A Toro Riesgo!!!!


GANADERÍA HDROS. SÁNCHEZ FÁBRES. 11/5/13

La ganadería de Herederos de Alfonso Sánchez-Fábres es de lo último Coquilla que queda en el Campo Bravo. El pasado 8 de mayo de 2.013 lidio su última corrida en tierras francesas, donde sí aman la esencia del toro. En el país vecino, en Saint Server se lidió la que prevemos última corrida de este hierro por los diestros José Calvo, Luis Bolívar y Thomas Dufau. Siete fueron los toros que viajaron a tierras francesas, toreándose 6 de ellos y quedándose el otro para ser lidiado a puerta cerrada, ya que vale más su viaje de vuelta a España. El segundo de los toros fue tres veces al caballo, Thomas cortó 3 orejas y el mayoral salió al ruedo a recibir la ovación. ¿Se nos acaban los coquillas de Sánchez Fabres????


Estos toros debían haberse lidiado en Madrid en septiembre pasado, pero de los 6 que fueron, a 4 los rechazaron por exceso de peso para una novillada, lidiándose finalmente uno. Ha sido gracias a un grupo de aficionados franceses denominado Colectivo Pedrollen, los que han conseguido a través de aportaciones conseguir lidiar la corrida. Nos han dado una lección de torismo.

Es una verdadera pena que los toreros no quieran defender estos encastes, se nos va un encaste por exceso de bravura, una verdadera lástima. Compartimos el almuerzo con el bueno de Juan, que aunque la ganadería es de los hermanos, es él el que lleva el peso de ella.

La finca se encuentra en la localidad salmantina de Las Veguillas, en la carretera que va a Aldeatejada a la derecha, en la hermosa finca Pedro Llen. Divisa blanca y roja, y señal hendida en ambas orejas. Únicamente quedan 5 erales, y nos dijo bien claro que no los hace utreros, que o los lidia este año o van al matadero. Todavía quedan los tres sementales y unas 50 vacas, no podemos dejarlos desaparecer y tenerlos en el olvido. Ese tipo de toro que amaban toreros como Chicuelo, Ordoñez, Marcial Lalanda o Pepe Bienvenida por su bravura va a terminar desapareciendo.

Toro bajo, al que se añadió Buendía para darle más caja, y lo que han hecho es que los novillos sean grandes, dándose la paradoja de excederse en el peso para novilladas de las ventas. Ahora se quiere al toro con mucha cara, pero noblón, justamente lo contrario a este tipo de toro. De cuerna pequeña, cornicortos y muy desiguales, pero por lo general excesivamente bravos y peligrosos. Como dice Juan, si un toro de estos dice que te coge, te termina cogiendo.

Los Coquillas son los Santa Coloma que se criaron en Salamanca, es decir, el Conde de Santa Coloma se lleva una punta de vacas y sementales a Salamanca y los mezcla con los Saltillo que tenía su hermano el Marqués de Albaserrada. Posteriormente Francisco Sánchez de Coquilla, creador del encaste, y conocido como Paco Coquilla, compra en 1.916 al Conde un importante lote de reses de Ibarra y una vaca de Saltillo. Con la llegada de la República Paco Coquilla pasa apuros económicos, llegando un lote a Justo Sánchez Tabernero para que el ganado sirviera como pago a una deuda que tenía con él.

A instancias de Graciliano Pérez Tabernero, cambia el nombre de la ganadería a Hermanos de Sánchez Fábres, para evitar confusiones. Y así ha llegado a nuestros días.

Buenos momentos pasamos con Juan, compartiendo la bota de vino con un poco de queso, tortilla y salchichón. Verdades como puños dice Juan, sabe lo limitado de su ganado en la actualidad, lo dice alto y claro, si de las llamadas ganaderías blandas les sobran toros, que pasa con el último de la fila??? Tengo un toro pequeño, que lo llevo lustroso a las Ventas, y me tiran en el reconocimiento a alguno por pasarse 8 kilos en la báscula, es pequeño como toro y grande como novillo??? O es que no interesa, dice. No se cansa de repetir que los toreros lo pasan mal con sus toros, que los miran y estudian mucho antes de pasar por la muleta. Es muy crítico con Mariví Romero y con Molés (el Fenicio), por inculcar a la gente que el toro tiene que tener mucha cara para dar sensación de peligro, como si el suyo no la tuviese dice. Sabe que en los tendidos no se valora las dificultades en las que pone su toro durante la lidia al torero, los toreros pasan un mal rato y solo el verdadero aficionado sabe reconocerlo.

Juan está muy resignado, y lo tiene muy claro, si no ocurre un milagro nos vamos a quedar con la preciosa plaza de tientas cuadrada, en la que parte de la casa hace de límite. Al final entre todos, nos iremos cargando la variedad genética del toro bravo. Es una lástima escuchar al ganadero decir: “vosotros mandarme el pienso, yo solo os pido eso”
 



























 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por su comentario.